NADIE ES POBRE

La manera en que entendemos la pobreza determina la manera de abordarla

El enfoque de trabajo de Proyecto Propio, excluye las visiones estigmatizadoras y segregadoras respecto de quien vive en un contexto de pobreza, no sólo desde las formas de nombres a las personas, si no, también respecto de cómo se retratan en fotografías, cómo nos referimos a ellas con un nivel metodológico, entre otras aristas.

Nuestro trabajo se centra en generar espacios de trabajo simétricos entre empresas privadas, organismos públicos y comunidades. Pensamos que la simetría de la que hablamos no puede ser solo a nivel declarativo, si no, que debe expresare de forma concreta para garantizar que todos los actores puedan participar en el desarrollo de un territorio y darle a la comunidad el protagonismo para que lidere su propio proceso de desarrollo.

 

Entender la pobreza como un fenómeno asociado al contexto, nos permite no situar en “el pobre” el cambio, si no, más bien entender el contexto con una visión de ecosistema, entendiendo que la pobreza de un contexto es generada por todos los actores que se relacionan con el y por lo tanto responsables de su cambio.

Entender la pobreza como una cuestión contextual, sitúa a la empresa privada lejos del actor filantrópico tradicional, como un actor de causa-efecto y por lo tanto sitúa sus acciones de inversión social desde la lógica de responsabilidad compartida y no solo desde la donación.

Entendemos que ningún ser humano a partir de su propia dignidad puede ser determinado como pobre, en este sentido entendemos que NADIE ES POBRE, pobre es el contexto donde la persona vive.

Proyecto Propio